Gas de efecto invernadero

Fuentes de gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero (GEI) calientan la Tierra al absorber energía y reducir la velocidad de escape de ésta al espacio; actúan como una manta que aísla la Tierra. Los distintos GEI pueden tener diferentes efectos en el calentamiento de la Tierra. Dos aspectos clave en los que estos gases difieren entre sí son su capacidad para absorber energía (su «eficiencia radiativa») y el tiempo que permanecen en la atmósfera (también conocido como su «vida útil»).El Potencial de Calentamiento Global (PCG) se desarrolló para poder comparar los impactos del calentamiento global de los diferentes gases. En concreto, es una medida de la cantidad de energía que las emisiones de 1 tonelada de un gas absorberán durante un periodo de tiempo determinado, en relación con las emisiones de 1 tonelada de dióxido de carbono (CO2). Cuanto mayor sea el PCA, más calentará la Tierra un gas determinado en comparación con el CO2 durante ese periodo de tiempo. El periodo de tiempo que se suele utilizar para los PCA es de 100 años. Los PCA proporcionan una unidad de medida común, que permite a los analistas sumar las estimaciones de las emisiones de diferentes gases (por ejemplo, para elaborar un inventario nacional de GEI), y permite a los responsables políticos comparar las oportunidades de reducción de emisiones entre sectores y gases.Preguntas frecuentes¿Por qué los PCA cambian con el tiempo?

¿es el ozono un gas de efecto invernadero?

¿Cómo están cambiando las emisiones en cada país? ¿Su país está progresando en la reducción de emisiones? Hemos creado 207 perfiles de países que le permiten explorar las estadísticas de todos los países del mundo.
Las emisiones humanas de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero son uno de los principales impulsores del cambio climático y representan uno de los retos más acuciantes del mundo.1 Este vínculo entre las temperaturas globales y las concentraciones de gases de efecto invernadero -especialmente de CO2- se ha mantenido a lo largo de la historia de la Tierra.2
En las últimas décadas, las temperaturas globales han aumentado considerablemente, aproximadamente un 0,7℃ por encima de la referencia de 1961-1990. Si nos remontamos a 1850, vemos que las temperaturas eran entonces 0,4℃ más frías que en nuestra línea de base. En conjunto, esto supondría un aumento medio de la temperatura de 1,1℃.
Dado que la temperatura fluctúa ligeramente de un año a otro, el aumento concreto de la temperatura depende del año que consideremos «preindustrial» y del año final a partir del cual hagamos la medición. Pero en general, este aumento de la temperatura se sitúa entre 1 y 1,2℃.3

Emisiones de gases de efecto invernadero por países en 2020

Las emisiones de dióxido de carbono, procedentes principalmente de la combustión de combustibles fósiles, han aumentado de forma espectacular desde el inicio de la revolución industrial.  La mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo proceden de un número relativamente pequeño de países. China, Estados Unidos y las naciones que conforman la Unión Europea son los tres mayores emisores en términos absolutos. Las emisiones de gases de efecto invernadero per cápita son más elevadas en Estados Unidos y Rusia.
Nota: Las emisiones de dióxido de carbono han aumentado rápidamente durante los últimos 70 años. Sin embargo, se prevé que se mantengan estables, aunque a un nivel muy alto, en las próximas décadas. Se espera que la reducción de las emisiones en las economías desarrolladas compense el crecimiento de las emisiones de dióxido de carbono en los países en desarrollo.
A nivel mundial, las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero son la electricidad y la calefacción (31%), la agricultura (11%), el transporte (15%), la silvicultura (6%) y la industria manufacturera (12%). La producción de energía de todo tipo representa el 72% de todas las emisiones.
El CO2 representa alrededor del 76% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero. El metano, principalmente procedente de la agricultura, contribuye en un 16% a las emisiones de gases de efecto invernadero y el óxido nitroso, principalmente procedente de la industria y la agricultura, contribuye en un 6% a las emisiones globales.  Todas las cifras están expresadas en equivalentes de CO2.

Gases de efecto invernadero y calentamiento global

Análisis cuantitativo: La energía fluye entre el espacio, la atmósfera y la superficie de la Tierra, y los gases de efecto invernadero de la atmósfera capturan una parte sustancial del calor reflejado por la superficie terrestre.
Los gases radiativamente activos (es decir, los gases de efecto invernadero) de la atmósfera de un planeta irradian energía en todas las direcciones. Parte de esta radiación se dirige hacia la superficie, calentándola[3] La intensidad de la radiación descendente -es decir, la fuerza del efecto invernadero- depende de la cantidad de gases de efecto invernadero que contenga la atmósfera. La temperatura aumenta hasta que la intensidad de la radiación ascendente de la superficie, que la enfría, equilibra el flujo de energía descendente[4].
El efecto invernadero natural de la Tierra es fundamental para el mantenimiento de la vida y, en un principio, fue el precursor del desplazamiento de la vida desde el océano a la tierra. Las actividades humanas, principalmente la quema de combustibles fósiles y la tala de bosques, han aumentado el efecto invernadero y han provocado el calentamiento global[5].
El planeta Venus experimentó un efecto invernadero desbocado, lo que dio lugar a una atmósfera con un 96% de dióxido de carbono y una presión atmosférica en la superficie aproximadamente igual a la que se encuentra a 900 m bajo el agua en la Tierra. Es posible que Venus tuviera océanos de agua, pero se habrían evaporado cuando la temperatura media de la superficie se elevó a los 735 K (462 °C; 863 °F) actuales[6][7][8].