Dentro de poco va a ser demasiado tarde

Dentro de poco va a ser demasiado tarde

Avance de la energía nuclear

Dominic Dwyer no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.
Estos estudios requieren tiempo, planificación y cooperación. Deben ser impulsados por la ciencia, no por la política o las posturas. La investigación sobre los orígenes del SARS-CoV-2 ya ha tardado demasiado. Han pasado más de 20 meses desde que se reconocieron los primeros casos en Wuhan, China, en diciembre de 2019.
Un primer informe del New York Times sugiere que la investigación no concluye si la propagación del virus fue resultado de una fuga de laboratorio, o si surgió naturalmente en un derrame de animales a humanos.
Aunque una posible fuga de laboratorio es una línea de investigación (en caso de que surjan pruebas científicas), no debe distraer de hacia dónde nos dicen las pruebas actuales que debemos dirigir la mayor parte de nuestra energía. Cuanto más tiempo pase, menos factible será para los expertos determinar los orígenes biológicos del virus.

El 70% está vacunado

CAMBRIDGE, Inglaterra – En sus elegíacas memorias, «El mundo de ayer», que escribió durante su exilio de los nazis, el escritor austríaco Stefan Zweig observó que la mayoría de la gente no puede comprender la perspectiva de cambios catastróficos en su situación. Las cosas pueden empeorar progresivamente durante mucho tiempo sin provocar una reacción. Una vez que se produce la catástrofe, es demasiado tarde para actuar. En nuestra época también se están produciendo cambios drásticos, y debemos esperar que aún no sea demasiado tarde para abordarlos. Por desgracia, es probable que sea difícil movilizar una acción suficientemente urgente, coordinada y decisiva cuando la mayoría de nosotros -como la proverbial rana que hierve lentamente- percibimos que el cambio es gradual. Por ello, vale la pena preguntarse a qué podríamos enfrentarnos si ocurre lo peor.

Leer más  Comprar ordenador sin sistema operativo

El avance de la fusión nuclear en ee.uu.

«Nuestros sentimientos dependen principalmente de nuestra interpretación de lo que nos ocurre y de lo que nos rodea: nuestras actitudes. No es tanto lo que ocurre, sino cómo definimos los acontecimientos y respondemos lo que determina cómo nos sentimos. Lo que caracteriza a quienes luchan emocionalmente es que han perdido, o creen haber perdido, su capacidad de elegir aquellos comportamientos que les harán felices.»
«El amor entre padres e hijos depende en gran medida del perdón. Son nuestras imperfecciones las que nos marcan como humanos y nuestra disposición a tolerarlas en nuestras familias y en nosotros mismos redime el sufrimiento al que todo amor nos hace vulnerables. En momentos felices como éste celebramos el milagro de dos personas que se encontraron y crearon una nueva vida juntos. Si el amor puede superar la muerte, es sólo a través del ejercicio de la memoria y la devoción. La memoria y la devoción… con ella tu corazón, aunque roto, estará lleno y permanecerás en la lucha hasta el»
«Este es el mapa que deseamos construir en nuestra cabeza: una guía fiable que nos permita evitar a quienes no son dignos de nuestro tiempo y confianza y abrazar a quienes sí lo son. Los mejores indicios de que nuestros mapas siempre tentativos son defectuosos son los sentimientos de tristeza, ira, traición, sorpresa y desorientación.»

Jihadi

Le dije a Ed que estaba escribiendo un devocional sobre la queja, y me dijo que se me da bien. Por si fuera poco, Ed continuó diciendo que yo me quejaba más de la cuenta cuando vivía al lado de él. No tenía excusa si me quejaba más de la cuenta cuando era vecino de Ed. Sé que quejarse es una pérdida de tiempo, pero refunfuñar, encontrar fallos y protestar puede convertirse rápidamente en un mal hábito para cualquiera de nosotros. Si vemos a los demás como quejumbrosos, nosotros mismos podríamos ser refunfuñones, si es que se necesita uno para conocerlo. No es sólo la Biblia la que advierte sobre las quejas.
Jesús no se quejó, y en nuestra fe en Jesús, debemos desarrollar la misma actitud que Él. Como hijos de Dios, debemos «hacer todo sin quejarse ni discutir» (Filipenses 2:5). Porque Dios obra en ustedes, dándoles el deseo y el poder de hacer lo que le agrada». (Filipenses 2:13,14)
El reto de tener la actitud de Jesús es que Él mostró un amor más allá de nuestra limitada forma de amar. Su amor se basaba en la humildad y el servicio sacrificado por el bien de los demás. Si nos proponemos ser semejantes a él, «no debemos procurar hacer nada por ambición egoísta o por vana presunción, sino considerar humildemente a los demás como mejores que nosotros mismos. No debemos mirar sólo por nuestros intereses, sino también por los de los demás». (Filipenses 2:3-4)