Que es una coda

D.s. al coda

En música, una coda ([ˈkoːda]) (cola en italiano, código plural) es un pasaje que pone fin a una pieza (o a un movimiento). Técnicamente, es una cadencia expandida. Puede ser tan simple como unos pocos compases, o tan compleja como una sección entera[1].
La presencia de una coda como elemento estructural en un movimiento es especialmente clara en obras escritas en formas musicales particulares. Las codas se utilizaban habitualmente tanto en la forma sonata como en los movimientos de variación durante la época clásica. En un movimiento en forma de sonata, la sección de recapitulación seguirá, por lo general, a la exposición en su contenido temático, al tiempo que se adhiere a la tonalidad inicial. La recapitulación suele terminar con un pasaje que suena como una terminación, paralela a la música que terminó la exposición; así, cualquier música que venga después de esta terminación se percibirá como material extra, es decir, como una coda. En las obras en forma de variación, la coda se produce después de la última variación y se percibirá como la primera música no basada en el tema.
Una de las formas en que Beethoven extendió e intensificó la práctica clásica fue ampliando las secciones de coda, produciendo una sección final a veces de igual peso musical que las secciones de exposición, desarrollo y recapitulación precedentes y completando el argumento musical. Para un ejemplo famoso, véase el final de la Sinfonía nº 8 (Beethoven)[3][página necesaria].

Leer más  Por el rio nervion bajaba una gabarra

Qué es una coda en música

En música, una coda ([ˈkoːda]) (cola en italiano, código plural) es un pasaje que pone fin a una pieza (o a un movimiento). Técnicamente, es una cadencia expandida. Puede ser tan simple como unos pocos compases, o tan compleja como una sección entera[1].
La presencia de una coda como elemento estructural en un movimiento es especialmente clara en obras escritas en formas musicales particulares. Las codas se utilizaban habitualmente tanto en la forma sonata como en los movimientos de variación durante la época clásica. En un movimiento en forma de sonata, la sección de recapitulación seguirá, por lo general, a la exposición en su contenido temático, al tiempo que se adhiere a la tonalidad inicial. La recapitulación suele terminar con un pasaje que suena como una terminación, paralela a la música que terminó la exposición; así, cualquier música que venga después de esta terminación se percibirá como material extra, es decir, como una coda. En las obras en forma de variación, la coda se produce después de la última variación y se percibirá como la primera música no basada en el tema.
Una de las formas en que Beethoven extendió e intensificó la práctica clásica fue ampliando las secciones de coda, produciendo una sección final a veces de igual peso musical que las secciones de exposición, desarrollo y recapitulación precedentes y completando el argumento musical. Para un ejemplo famoso, véase el final de la Sinfonía nº 8 (Beethoven)[3][página necesaria].

Reuniones de la coda

En música, una coda ([ˈkoːda]) (cola en italiano, código plural) es un pasaje que pone fin a una pieza (o a un movimiento). Técnicamente, es una cadencia expandida. Puede ser tan simple como unos pocos compases, o tan compleja como una sección entera[1].
La presencia de una coda como elemento estructural en un movimiento es especialmente clara en obras escritas en formas musicales particulares. Las codas se utilizaban habitualmente tanto en la forma sonata como en los movimientos de variación durante la época clásica. En un movimiento en forma de sonata, la sección de recapitulación seguirá, por lo general, a la exposición en su contenido temático, al tiempo que se adhiere a la tonalidad inicial. La recapitulación suele terminar con un pasaje que suena como una terminación, paralela a la música que terminó la exposición; así, cualquier música que venga después de esta terminación se percibirá como material extra, es decir, como una coda. En las obras en forma de variación, la coda se produce después de la última variación y se percibirá como la primera música no basada en el tema.
Una de las formas en que Beethoven extendió e intensificó la práctica clásica fue ampliando las secciones de coda, produciendo una sección final a veces de igual peso musical que las secciones de exposición, desarrollo y recapitulación precedentes y completando el argumento musical. Para un ejemplo famoso, véase el final de la Sinfonía nº 8 (Beethoven)[3][página necesaria].

Leer más  Emisiones de co2 por kwh electrico en españa

Adagio

La palabra coda, o CODA, es un acrónimo que significa hijo de adulto(s) sordo(s). Coda se suele utilizar para referirse específicamente a una persona oyente que tiene un padre o padres sordos o un tutor o tutores sordos.
No se refiere necesariamente a una persona joven; la palabra hijo se utiliza para indicar la relación familiar, en lugar de la edad. (El acrónimo koda, que significa hijo de adulto(s) sordo(s), se utiliza a veces para distinguir a esta persona como menor de 18 años).
El término hijo de adulto(s) sordo(s) utiliza la palabra sordo de forma general para referirse a la ausencia total o parcial del sentido del oído. En otros contextos, la forma con mayúscula «sordo» se utiliza normalmente para referirse a la cultura o la comunidad de personas sordas, y a veces incluso de forma más específica para referirse a los que utilizan el lenguaje de signos americano (ASL) como principal medio de comunicación. Sin embargo, algunos pueden utilizar la forma Deaf en mayúsculas en todos los casos, incluso al deletrear el significado del acrónimo CODA.
Coda se pronuncia como una palabra y no como letras individuales (es decir, no como C-O-D-A). Se suele utilizar como sustantivo para referirse a esa persona, como en Como codas, tenemos una conexión única con la comunidad sorda. Coda también puede usarse como adjetivo, como en cultura de coda u organizaciones de CODA.