Los chalecos amarillos en francia

Las protestas de hoy en francia

En 2018, el precio de la gasolina fue la chispa que encendió el fuego de los chalecos amarillos, conocidos en Francia como los «gilets jaunes». En 2019, cuando la gente salió a la calle de nuevo, fue contra la reforma de las pensiones.
Muchos en Francia asumen que los dos temas están separados, pero mi experiencia cubriendo estas protestas, semana tras semana, sugiere que estos detonantes no son el verdadero problema. De hecho, nos distraen de la comprensión del panorama general.
He observado la progresiva retirada del Estado de las zonas rurales de Francia: las clínicas de maternidad, los tribunales de distrito, los cuarteles del ejército, las oficinas de correos y las tiendas desaparecen del centro de las pequeñas ciudades. Las personas afectadas por este retroceso se dieron cuenta, gracias a Internet, de que estaban al margen. Lo que los chalecos amarillos les dieron fue visibilidad en los medios de comunicación y acercamiento entre ellos.
Las personas que habían dejado de hablarse a medida que el centro de las ciudades se iba vaciando en favor de los centros comerciales se reencontraban en las rotondas donde se reunían para protestar. Compartieron sus luchas y se despojaron de la vergüenza de sentirse «fracasados» por permanecer en la clase media.

Chalecos amarillos

Movimiento de los chalecos amarillosProtestas de los chalecos amarillosParte de las protestas contra Emmanuel MacronProtesta de los chalecos amarillos en Belfort, Francia, el 29 de diciembre de 2018Fecha17 de noviembre de 2018 – actualidad (2 años, 5 meses y 14 días)
VíctimasMuerte(s)11 personas, entre ellas 3 chalecos amarillos, murieron en accidentes de tráfico causados por los cortes de carretera de los chalecos amarillos en Bélgica y Francia, 2 chalecos amarillos, ambos mayores de 50 años, murieron durante las manifestaciones debido a problemas cardíacos no relacionados con las protestas, 1 mujer murió de un shock quirúrgico en el hospital después de haber sido herida en los márgenes de una manifestación[64]Heridos4.439 (policías y civiles)[65].
Las protestas de los chalecos amarillos, o protestas de los chalecos amarillos (en francés: Mouvement des gilets jaunes, pronunciado [muvmɑ̃ de ʒilɛ ʒon]), es una serie de protestas populistas[66] de base[67] semanales en Francia, al principio por la justicia económica[68][69] y más tarde por reformas políticas institucionales,[cita requerida] que comenzaron en Francia el 17 de noviembre de 2018.
El movimiento abarca todo el espectro político. Según una encuesta, pocos de los que protestaban habían votado a Macron en las elecciones presidenciales francesas de 2017; muchos habían mostrado su alienación política al no votar, o habían votado a candidatos de extrema derecha o de extrema izquierda[79] El aumento de los precios del combustible desencadenó inicialmente las manifestaciones. Los chalecos amarillos de alta visibilidad, que la ley francesa obliga a todos los conductores a tener en sus vehículos y a llevarlos en situaciones de emergencia, fueron elegidos como «un hilo conductor y una llamada a las armas» debido a su comodidad, visibilidad, ubicuidad y asociación con las industrias de la clase trabajadora. [80] Las protestas han consistido en manifestaciones y en el bloqueo de carreteras y depósitos de combustible, algunas de las cuales se convirtieron en grandes disturbios,[81] descritos como los más violentos desde los de mayo del 68.[82] La actuación policial, que ha provocado múltiples incidentes con pérdida de miembros, ha sido criticada por los políticos y los medios de comunicación internacionales; en ocasiones ha dado lugar a que los agentes de policía sean acusados por su comportamiento violento[83] El movimiento ha recibido atención internacional. Los manifestantes de muchos lugares del mundo han utilizado el chaleco amarillo como símbolo[84][85]. Cerca de 3 millones de personas participaron en el movimiento de los chalecos amarillos[86].

Leer más  Me he dado de baja en movistar y me siguen cobrando

Calendario de protestas de los «chalecos amarillos

Después de la pausa por el bloqueo del coronavirus y las vacaciones de verano, los Chalecos Amarillos vuelven a sacar su rabia a la calle con una serie de protestas en París y otras ciudades francesas el sábado.
En Francia vuelven los colegios y también las protestas de los Chalecos Amarillos. Las primeras protestas de los chalecos amarillos desde marzo en París y en varias grandes ciudades de provincia son una prueba para el gobierno de su nuevo primer ministro, Jean Castex.Se teme un nuevo brote de violencia en los Campos Elíseos, donde se han prohibido todas las concentraciones. Se han tapiado escaparates y se han levantado barricadas, aunque oficialmente no se permita ninguna protesta.
La Prefectura de Policía de París (PPP) ha autorizado la celebración de dos manifestaciones en París a distancia de los Campos Elíseos: una desde la plaza de la Bolsa, en el centro de la capital; la otra desde la plaza Wagram, en el oeste. «No puede haber destrucción y caos en los Campos Elíseos», dijo el prefecto de policía Didier Lallemant en la BFMTV, haciendo un llamamiento a la «calma», ya que la actividad de los comercios de la avenida se ha visto gravemente perturbada durante las anteriores ediciones de estas manifestaciones, que se vieron empañadas por la violencia y los destrozos.Según la PPP, hasta las 15:00 horas del sábado se habían producido 200 detenciones en París.

Protestas en francia

El término se utiliza a veces de forma peyorativa y trae a la memoria la revuelta de 2005, cuando los jóvenes de estos barrios quemaron coches para protestar contra la brutalidad policial y la desigualdad bajo el mandato del entonces presidente Nicolas Sarkozy, quien a su vez los calificó de «racaille», o escoria.
Refiriéndose al ascenso de la candidata presidencial de extrema derecha Marine Le Pen, que llegó a la segunda y última ronda de la votación de 2017, Sopo de SOS Racisme añadió: «Francia no ha sido inmune al ascenso del populismo en Europa.»
Las minorías se enfrentan a sentencias más duras, ya que los inmigrantes representan el 30% de la población carcelaria de Francia a pesar de representar menos del 6% de la población total, según un estudio de 2015.
Sin embargo, aunque los manifestantes de los chalecos amarillos han logrado avances con Macron, que ha retirado algunas de sus políticas, como el impuesto sobre el consumo de petróleo de los automóviles, ni el movimiento ni el gobierno han abordado el racismo sistémico o la violencia policial discriminatoria.