El futbol es el opio del pueblo

【k】tailandia viajes-chiang rai[태국 여행-치앙라이]도이 파

En 1902, en Londres, Rudyard Kipling se burlaba del fútbol y de quienes contentaban su alma con «los zoquetes embarrados en las porterías». Tres cuartos de siglo después, en Buenos Aires, Jorge Luis Borges fue más sutil; dio una conferencia sobre el tema de la inmortalidad el mismo día y a la misma hora en que Argentina jugaba su primer partido del Mundial de 1978.

El desprecio de muchos intelectuales conservadores proviene de su convicción de que el culto al fútbol es precisamente la superstición que el pueblo merece. Poseídos por el balón, los trabajadores piensan con los pies, lo cual es totalmente apropiado, y cumplen sus sueños en un éxtasis primitivo. El instinto animal supera a la razón humana, la ignorancia aplasta a la cultura y la gentuza consigue lo que quiere.

En cambio, muchos intelectuales de izquierda denigran el fútbol porque castra a las masas y desbarata su ardor revolucionario. Pan y circo, circo sin pan: hipnotizados por el balón, que ejerce una perversa fascinación, los trabajadores se olvidan de quiénes son y se dejan llevar como borregos por sus enemigos de clase.

¿qué es un opiáceo? (una historia química de la heroína estadounidense

Hay un valor inherente en seguir el fútbol; puede unir a las comunidades, da a la gente la sensación de formar parte de algo más grande que ellos mismos y proporciona una distracción de los dramas diarios de la vida. Rendimos culto en el estadio, cantando himnos en las terrazas a nuestros ídolos, rezando por el éxito en el campo. Adoctrinamos a nuestros jóvenes mediante una plétora de sistemas culturales y rituales. Combinamos una mezcla de celo religioso, emoción y superstición, en apoyo y fe.

Paradójicamente, si se mira a través de una lente marxista, el fútbol es una distracción destinada a desviar nuestra atención de las cuestiones que realmente afectan a nuestras vidas. Un espectáculo brillantemente cautivador, diseñado por astutos capitalistas para capturar nuestros corazones y mentes colectivas. En un flujo interminable de medios de comunicación, derechos de televisión, venta de jugadores, traspasos, merchandising, aumento de los precios de las entradas, nosotros, los fieles aficionados, cargamos con los desorbitados costes financieros, mientras ellos se sientan a ver cómo entra el dinero.

vídeos de youtube de menos de 1 minuto

Una respuesta chapucera a la pandemia, una crisis económica y las sorprendentes afirmaciones de un jefe de la mafia: El presidente turco Recep Tayyip Erdogan está en el punto de mira. A pesar de haber perdido los dos primeros partidos, ¿podría un último partido «en casa» en Bakú ser un salvavidas?

El momento de la Eurocopa 2020 no podría ser mejor para el gobierno de Recep Tayyip Erdogan. Se necesita desesperadamente un nuevo punto de atención para distraer la atención de los graves problemas económicos y políticos en casa. El torneo de fútbol retrasado, que comenzó con la derrota de Turquía por 0-3 ante Italia en Roma el 11 de junio, podría ser justo lo que se necesita, a pesar de la segunda derrota ante Gales el miércoles por la noche.

El uso del saludo militar por parte de la selección turca ha sido muy criticado a raíz de la ofensiva militar de Ankara contra los kurdos. En Alemania, varios jugadores de origen turco se han visto envueltos en el furor.

何子维

BOGOTÁ – Al principio, el fútbol se jugaba con piedras. Desde el principio, era un juego para divertirse, y un poco de competencia cavernícola. Luego vino la táctica y la estrategia. Más tarde se convirtió en arte, comercio y una ocupación. Hoy en día, controla una parte inmensa de la sociedad, balanceándola de un lado a otro.

El fútbol se ha convertido en un reflejo de los estilos de vida, y a menudo se dice que es el nuevo opio de las masas. Se ha convertido en una medida de la pasividad o la agresividad de las personas, de su sentido de la innovación o del conservadurismo. Lo utilizamos como medio de identificación personal. El equipo se ha convertido en una especie de patria, un alma, algo que nos da las victorias que la vida no nos dará. Es la violencia expresada o reprimida. Para disgusto de los aficionados y en detrimento de la sociedad, sus derrotas amplifican las pequeñas desgracias que salpican nuestra vida cotidiana.

En muchas sociedades, el fútbol tiende a sustituirlo todo, barriendo las propuestas políticas, las creencias religiosas, los lazos familiares, los trastornos económicos y las injusticias sociales. Representa la fe, la madre de todas las pasiones y, en una palabra, la ideología. Tal vez sólo el amor lo supere a nivel personal. Es el quinto estado -¿o es el cuarto?

Leer más  Nuevo español en marcha 1 pdf