De donde es mi apellido

los apellidos son los nombres

1. Entender los orígenes de los apellidos y las convenciones y tradiciones de los nombres- Buscadores de orígenes de apellidos en línea- Libros2. Preguntar a los familiares3. Estudiar los árboles genealógicos y los perfiles con el mismo nombre4. Enumerar las variaciones de los apellidos y los errores ortográficos5. Investigar los estudios de ADN de los apellidos6. Únase a una sociedad o a un estudio de apellidos7. Visitar sitios web de apellidos específicos8. Relacionarse en foros y listasLas lecturas relacionadas
A menudo me he preguntado cómo sería hacer genealogía en la época anterior a los apellidos. Es difícil imaginar vivir en un pueblo tan pequeño que todo el mundo supiera quién era el «bajito Herbert». La genealogía habría sido una tarea difícil: ¿quién sabe cuántos tipos diminutos llamados Herb vivían en la misma zona? ¿Y cómo se podría saber si el padre era «Norman el nudoso» o «Robert el rotundo»?
A pesar de su importancia para la genealogía, los apellidos no aparecieron hasta hace poco. Y los genealogistas nos alegramos de que nuestras familias hayan adoptado por fin estos identificadores, ya que facilitan la clasificación de los Herbert, los Norman y los Roberts. Pero el valor de los apellidos para los historiadores de la familia no termina ahí. Puede abrir la puerta a más hallazgos genealógicos utilizando estas estrategias para aprender el significado de su apellido.

apellido chino

En Estados Unidos, la mayoría de las mujeres adoptan el apellido de su marido cuando se casan: alrededor del 70%, según uno de los mayores análisis de datos de los últimos años. En el caso de las mujeres británicas, la cifra es de casi el 90%, según una encuesta de 2016, y alrededor del 85% de las que tienen entre 18 y 30 años dicen que siguen esta práctica. Aunque estas cifras son inferiores a las de hace una generación, está claro que sigue siendo una norma cultural fuerte en gran parte del mundo occidental, a pesar de la era actual, más individualista y con conciencia de género. Aunque las definiciones de feminismo varían, el 68% de las mujeres menores de 30 años se describen como feministas en Estados Unidos y alrededor del 60% en el Reino Unido.
«La pregunta sigue siendo… ¿es sólo una tradición inofensiva, o hay algún tipo de significado que se filtra desde aquellos tiempos hasta ahora?», se pregunta Duncan, que recientemente se asoció con académicos de la Universidad de Oslo y la Universidad del Oeste de Inglaterra para profundizar en las razones de su persistencia.
Hay, por supuesto, numerosas razones personales por las que una mujer puede querer perder su apellido de soltera, desde que no le guste cómo suena hasta que quiera desvincularse de familiares ausentes o abusivos. Pero a través de un análisis en profundidad de la investigación existente y de entrevistas detalladas con parejas recién casadas y comprometidas en el Reino Unido y Noruega, el equipo de Duncan identificó dos motivaciones principales que impulsan la tradición. El primero era la persistencia del poder patriarcal (fuera o no evidente para las parejas). El segundo era el ideal de la «buena familia», es decir, la sensación de que tener el mismo nombre que tu pareja simboliza el compromiso, y esto te une a ti y a los posibles hijos como una unidad.Lindsey Evans dice que quiere cambiar su nombre, y que la decisión surgió de ellaAlgunas parejas aceptaron la práctica de forma acrítica porque era convencional, mientras que otras abrazaron activamente la idea de transmitir los nombres masculinos. «Algunos hombres seguían insistiendo en ello: la reproducción de ese tipo de asunción patriarcal del pasado», dice Duncan. «Algunas mujeres lo aceptan o lo interiorizan. Así, encontramos a personas que dicen estar deseando ser ‘señora’ y cambiar su identidad por la de su marido».

apellido país

Sí, ciertamente hay muchos nombres importantes en la historia. ¿Se ha parado alguna vez a preguntarse de dónde proceden todos esos nombres? Por ejemplo, los apellidos: ¿cómo obtuvo usted el suyo? Es posible que procedan de tus padres. Pero, ¿de dónde lo sacaron ellos? Si sigues remontándote en el tiempo, tu apellido tuvo que empezar en algún sitio, ¿verdad?
Pues claro que sí. De hecho, la gente no siempre ha tenido apellidos. China fue una de las primeras civilizaciones en utilizar apellidos. Se dice que la gente de allí adoptó nombres de familia hace más de tres mil años para ayudar a mejorar su censo. Durante muchos años, los apellidos eran transmitidos por las madres. Sin embargo, hoy en día, la mayoría de los niños de China adoptan el apellido de su padre, al igual que los de gran parte del mundo.
Los apellidos no llegaron a Europa hasta más tarde. Pueden remontarse a la Edad Media. En aquella época, la mayoría de los europeos vivían en pequeñas aldeas separadas por grandes extensiones de terreno agrícola. La gente rara vez se encontraba con los de otras zonas. Todo el mundo conocía a todos los que vivían en su pueblo, así que no había necesidad de tener apellidos.

¿cuál es el origen de mi nombre?

¿Qué hay en un nombre? Mucho, si el ingenio del hombre pudiera descubrirlo». Quienquiera que haya escrito este conocido refrán sin duda tenía razón: sólo en Inglaterra hay unos 45.000 apellidos diferentes, cada uno con una historia detrás.
Las fuentes de las que derivan los nombres son casi infinitas: apodos, atributos físicos, condados, oficios, cargos heráldicos y casi todos los objetos conocidos por la humanidad. En la práctica, el rastreo de un árbol genealógico implica la consulta de listas de estos nombres: así es como reconocemos a nuestros antepasados cuando los encontramos.
Cuando las comunidades eran pequeñas, cada persona era identificable por un solo nombre, pero a medida que la población aumentaba, se hizo necesario identificar más a las personas, lo que dio lugar a nombres como Juan el carnicero, Guillermo el bajito, Enrique de Sutton, María del bosque, Roger hijo de Ricardo. Con el paso del tiempo, muchos nombres se corrompieron y su significado original ya no es fácil de ver.
Después de 1066, los barones normandos introdujeron los apellidos en Inglaterra, y la práctica se extendió gradualmente. Al principio, los nombres identificativos se cambiaban o abandonaban a voluntad, pero con el tiempo empezaron a fijarse y a transmitirse. Así, los oficios, los apodos, los lugares de origen y los nombres de los padres se convirtieron en apellidos fijos: nombres como Fletcher y Smith, Redhead y Swift, Green y Pickering, Wilkins y Johnson. Hacia 1400, la mayoría de las familias inglesas, y las de las tierras bajas de Escocia, habían adoptado el uso de apellidos hereditarios.

Leer más  Felicitaciones navideñas en euskera