Motor red bull

Lando norris

Red Bull ha solicitado a la FIA que investigue si Mercedes está refrigerando su motor por debajo de lo permitido por el reglamento técnico a través de la entrada situada sobre la cabeza del piloto, donde se especula que hay una cámara llena de líquido superenfriado. Esto mantendría el motor funcionando a una temperatura más baja, lo que no sólo aumenta su rendimiento, sino que también permite al equipo cerrar las entradas de refrigeración, reduciendo la resistencia.
Con las recientes contrataciones de alto nivel de Red Bull para su nuevo departamento de motores, Red Bull Powertrains -muchos de los cuales se han incorporado desde Mercedes- se planteó la cuestión de si Red Bull recibió o no un chivatazo de alguno de estos ingenieros, lo que Horner negó.
«Creo que dentro del grupo técnico, obviamente consultamos con Honda, su mecanismo para solicitar a la FIA [mirar algo] es a través del equipo, y por eso planteamos un par de preguntas técnicamente a través de los foros técnicos, sobre las que estamos esperando algunas aclaraciones.
«No es Red Bull quien ha instigado todo esto, creo que hay un par de otros fabricantes que han notado algunas cosas sobre las que están pidiendo aclaraciones, lo cual es totalmente normal».

Ver más

La nueva división Red Bull Powertrains ha nombrado a Ben Hodgkinson director técnico. El ingeniero británico fue anteriormente jefe de ingeniería en Mercedes AMG High Performance Powertrains (HPP), que construye los motores Mercedes de F1.El objetivo principal de Hodgkinson será el desarrollo de la primera unidad de potencia no Honda de Red Bull, prevista para 2025. Hodgkinson lleva más de 20 años en Mercedes, desde que se asoció con Ilmor Engineering. Graduado por el University College de Londres, inicialmente trabajó con la empresa de tuning de rallies Mountune, trabajando en los motores de Ford para el Campeonato Mundial de Rallies antes de pasar a Advanced Engine Research, donde formó parte del equipo que creó un motor turboalimentado utilizado por MG en las 24 Horas de Le Mans. Después pasó a Ilmor, donde diseñó piezas para el motor de la Honda Indy Racing League antes de pasar al programa de Fórmula 1, donde trabajó en el diseño y desarrollo del motor de combustión interna de los actuales motores de F1. «No fue fácil tomar la decisión de dejar HPP después de casi 20 años, pero la oportunidad de asumir un proyecto tan importante y de gran alcance es un gran honor», dijo. «Red Bull es un actor serio en la Fórmula 1 y ha sido nuestro mayor rival en la era híbrida, así que estoy deseando ver lo que podemos conseguir juntos en esta nueva fase de la trayectoria de la empresa».

Leer más  Primera visita al neurologo

Sanción del motor de red bull

Christian Horner es un cliente difícil. Él mismo lo dice. «Somos muy exigentes», admite el director del equipo Red Bull de Fórmula 1 con una sonrisa de acero. «Pagamos nuestras facturas a tiempo, exigimos lo mejor y eso nos incomoda a veces».
Teniendo en cuenta todo esto, es mejor que el segundo equipo más rápido de la parrilla de la F1 no pague por las unidades de potencia híbridas del amargo rival Mercedes-AMG el año que viene, y mucho menos de Renault, con quien tuvo una asociación tan frágil que terminó en 2018. Pero a raíz de que Honda retirara su suministro de fábrica al final de esta temporada (su tercera retirada de la F1 en los últimos 30 años), Horner necesitaba algo para poner en la parte trasera de sus coches. Al parecer, Ferrari estaba descartada, así que sólo quedaba una opción, que requería primero respirar hondo y luego una montaña de euros en Austria.
Red Bull Powertrains ha sido concebido por pura necesidad. Horner y el enigmático propietario de Red Bull, Dietrich Mateschitz, no tuvieron más remedio que hacer la mayor apuesta del gigante de las bebidas energéticas en la F1 desde que compró el recalcitrante equipo Jaguar en 2004. Su división independiente de unidades de potencia, a partir de 2022, suministrará tanto a Red Bull Racing como al equipo hermano Scuderia AlphaTauri, en la mejor tradición de Cosworth del pasado lejano de la F1. Pero en esta época moderna, frente al poderío de Mercedes-AMG High Performance Powertrains, que ha dominado la era híbrida desde su creación en 2014, Red Bull se ha propuesto una empresa de enormes proporciones. Al mismo tiempo, podría ser el mejor movimiento que haya hecho nunca.

Leer más  Jugadores de la liga inglesa

Proveedor de motores de red bull 2021

El Red Bull X2010, originalmente llamado Red Bull X1, es un prototipo de vehículo ficticio que aparece en los videojuegos de PlayStation 3 Gran Turismo 5 y Gran Turismo 6. Un modelo completo sin funcionamiento apareció en el Festival de la Velocidad de Goodwood y en Madrid. Un modelo de tamaño completo y sin funciones apareció en el Festival de la Velocidad de Goodwood y en Madrid.[1] La creación digital fue una respuesta a la pregunta de Kazunori Yamauchi: «Si construyeras el coche de carreras más rápido de la tierra, uno que dejara de lado todas las normas y reglamentos, ¿qué aspecto tendría ese coche, cómo se comportaría y cómo se sentiría al conducirlo?»[2].
El prototipo fue diseñado por el director técnico de Red Bull Racing, Adrian Newey, en colaboración con Yamauchi. Cuenta con ruedas cerradas y un elemento de ventilación para aumentar la carga aerodinámica a baja y media velocidad (como en un Chaparral 2J o un Brabham BT46B).
El X2010 fue teorizado por Newey, ingeniero jefe de Red Bull Racing, y Yamauchi, y aparece exclusivamente en los últimos videojuegos de Gran Turismo. El hipotético coche, concebido como una máquina de carreras definitiva, se diseñó pensando en la velocidad pura, más que en el cumplimiento de las normas y reglamentos, lo que lo hacía teóricamente superior a un coche de Fórmula 1 en términos de velocidad y manejo.