Ataques epilepticos en niños

¿qué puede provocar una crisis epiléptica en un niño?

Aunque la epilepsia es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso -ya que actualmente unos 3 millones de personas padecen esta enfermedad neurológica-, es muy imprevisible. Esto hace que sea difícil de diagnosticar, especialmente entre los niños pequeños.
Las convulsiones sutiles y leves suelen diagnosticarse erróneamente como TDAH (o algún otro tipo de problema de comportamiento). Comportamientos como «mirar al espacio» o soñar despierto pueden ser comunes entre ambas condiciones. Por no mencionar que algunas convulsiones pueden ocurrir tan rápidamente -en un lapso de uno a cinco segundos- que los padres simplemente no pueden evaluar completamente los cambios de comportamiento.
A diferencia de los adultos, el comportamiento y el lenguaje de los niños más pequeños están menos desarrollados, lo que hace más difícil reconocer los síntomas asociados a las convulsiones. Esto se debe principalmente a la inmadurez de sus sistemas nerviosos y a los patrones de desarrollo cerebral predefinidos, según el Dr. Arndt.
«Las convulsiones clásicas y las crisis de ausencia no suelen verse en pacientes menores de 2 años», afirma el Dr. Arndt. «Sin embargo, los niños mayores de 6 ó 7 años suelen tener convulsiones más parecidas a las de los adultos».

Signos de convulsiones en niños pequeños mientras duermen

Muchas convulsiones infantiles son benignas, lo que significa que son eventos breves que no continuarán en la edad adulta, y el desarrollo y el intelecto del niño suelen ser normales. Otras convulsiones son graves y suelen estar asociadas a un retraso en el desarrollo o a una discapacidad intelectual y a convulsiones persistentes.
Todas las personas son capaces de tener una convulsión. Sigue siendo incierto por qué algunos niños tienen convulsiones después de incidentes como un traumatismo craneal mientras que la mayoría de los demás no las tienen. El «umbral convulsivo» se refiere a las condiciones necesarias para la producción de una convulsión. En los animales, el umbral convulsivo puede definirse con precisión observando su respuesta a determinadas sustancias químicas o a la estimulación eléctrica. En los seres humanos, el término «umbral convulsivo» se utiliza en un sentido más abstracto. En las personas que tienen tendencia a sufrir convulsiones, el umbral es más bajo que en las personas que tienen una mayor resistencia, o un umbral más alto, contra las convulsiones. Los factores genéticos, hormonales, de privación del sueño y otros pueden influir en el umbral de convulsiones de un individuo.

Leer más  Calendario de liga

Efectos de la epilepsia en el desarrollo del niño

Las crisis epilépticas se producen cuando las células cerebrales se disparan o «hablan» demasiado, interrumpiendo temporalmente las señales eléctricas normales del cerebro. Son bastante frecuentes, sobre todo en bebés y niños pequeños, y tienen una amplia gama de causas. A veces, las convulsiones están provocadas por una enfermedad o una lesión, pero en la mayoría de los niños no hay una causa detectable. A veces, otras afecciones, como los desmayos o los accidentes cerebrovasculares, pueden parecer convulsiones.
Un niño puede tener una gran variedad de síntomas según el tipo de convulsiones que sufra. Algunas convulsiones son fáciles de reconocer a través de signos como los temblores o la pérdida temporal del conocimiento. Otras convulsiones son tan leves que es posible que ni siquiera las reconozca como tales: Pueden implicar sólo una alucinación visual, por ejemplo, o un momento de emociones muy fuertes. En algunos casos, las crisis no presentan ningún signo externo.
Las convulsiones no tienen por qué dañar el cerebro, pero algunas sí lo hacen. Los efectos secundarios de las convulsiones, como los cambios drásticos en el comportamiento y la personalidad, pueden permanecer incluso cuando su hijo no está teniendo realmente una convulsión. En algunos casos, las convulsiones se asocian a afecciones neurológicas a largo plazo y a problemas de aprendizaje y comportamiento.

Convulsiones inducidas por el estrés en niños pequeños

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.