Definicion de especie en biologia

Definicion de especie en biologia

ejemplos de especies biología

Desde el color del pelo hasta la forma de los dedos de los pies, usted es claramente humano. Los seres humanos parecen muy diferentes entre sí, pero todos somos miembros de la misma especie, el homo sapiens. Una especie suele definirse como un grupo de organismos que pueden reproducirse naturalmente entre sí y crear una descendencia fértil. Aunque esta definición parece sencilla, la clasificación de una especie puede ser difícil y, a veces, estar plagada de controversias.
Algunos organismos encajan fácilmente en esta definición de especie, pero muchos no. Los organismos asexuales sólo tienen un progenitor, por lo que no se reproducen entre sí. Algunos organismos suelen reproducirse con especies similares en la naturaleza, formando híbridos genéticos. En 2006, se encontró en Canadá el primer híbrido salvaje de oso polar y oso pardo. Estos osos híbridos, llamados «pizzly» o «grolar», pueden producir descendencia fértil. Sin embargo, los osos polares y los osos grizzly siguen estando clasificados como especies diferentes debido a sus necesidades de hábitat.
Estos animales salvajes que rompen las reglas de forma natural dificultan a los científicos la definición clara de las especies. La genética puede aportar la respuesta. Mediante el análisis genético, los científicos pueden ahora clasificar las especies a través de patrones en el ADN. Esta tecnología ha descubierto nuevas relaciones entre especies y algunas sorpresas inesperadas. Un reciente análisis genético ha revelado que las jirafas, que durante mucho tiempo se consideraron una sola especie, son en realidad cuatro especies distintas. Este tipo de descubrimientos podría dar lugar a problemas de conservación, si los científicos descubrieran una nueva especie en peligro de extinción «escondida» en una población mayor de organismos similares.

tipos de especies

Henry Taylor no trabaja, asesora, posee acciones o recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.
Un koala no es en realidad un oso, es un marsupial. Las ballenas no son peces, son mamíferos. Los tomates no son verduras, sino frutas. Casi nada es un fruto seco. Los cacahuetes, las nueces de Brasil, los anacardos, las nueces, las pacanas y las almendras: ninguno de ellos es realmente un fruto seco (para que conste, los cacahuetes son legumbres, los brasileños y los anacardos son semillas, y todos los demás son drupas). Las avellanas y las castañas son la excepción: son la élite, los «verdaderos» frutos secos.
Todos hemos oído alguna vez datos como éste. Pero son algo más que munición para una conversación de bar. Reflejan un área de la ciencia conocida como taxonomía biológica, la clasificación de los organismos en diferentes grupos. En el centro de esta área se encuentra la noción de especie. La idea básica es muy sencilla: que ciertos grupos de organismos tienen una conexión especial entre sí. Hay algo que tú y yo tenemos en común: ambos somos seres humanos. Es decir, somos miembros de la misma especie.

concepto de especie evolutiva

Los creacionistas se oponen a la idea de que las especies puedan evolucionar indefinidamente y acusan a los biólogos evolutivos de no haber definido bien sus términos. En este artículo quiero trazar brevemente la historia de la idea de las especies y mostrar que, de hecho, es una virtud de la biología el hecho de que intente que sus términos se ajusten a la evidencia en lugar de definirlos todos de antemano. La idea de que las especies se consideraban universalmente fijas antes de Darwin es sencillamente errónea: muchos pensadores creacionistas del periodo clásico hasta el siglo XIX pensaban que las especies podían cambiar. La cuestión de la evolución fue, de hecho, imposible de sugerir hasta que se afirmó que las especies eran fijas, y tan pronto como se sugirió, también lo fue la evolución. La vaguedad sobre los «tipos» de seres vivos se remonta a la época clásica y es consecuencia de una buena observación. Además, nada en las tradiciones bíblica o teológica exige que las especies sean fijas, sólo que los tipos existan, cosa que ni los evolucionistas ni los creacionistas tradicionales han negado nunca.

5 tipos diferentes de especies

En biología, una especie es la unidad básica de clasificación y un rango taxonómico de un organismo, así como una unidad de biodiversidad. Una especie suele definirse como el mayor grupo de organismos en el que dos individuos cualesquiera de los sexos o tipos de apareamiento adecuados pueden producir descendencia fértil, normalmente por reproducción sexual. Otras formas de definir las especies son su cariotipo, su secuencia de ADN, su morfología, su comportamiento o su nicho ecológico. Además, los paleontólogos utilizan el concepto de cronoespecie, ya que no se puede examinar la reproducción fósil.
Todas las especies (excepto los virus) reciben un nombre de dos partes, un «binomio». La primera parte de un binomio es el género al que pertenece la especie. La segunda parte se llama nombre específico o epíteto específico (en la nomenclatura botánica, a veces también en la zoológica). Por ejemplo, Boa constrictor es una de las cuatro especies del género Boa, siendo constrictor el epíteto de la especie.
Aunque las definiciones anteriores pueden parecer adecuadas a primera vista, cuando se examinan con más detenimiento representan conceptos de especie problemáticos. Por ejemplo, los límites entre especies estrechamente relacionadas se vuelven poco claros con la hibridación, en un complejo de especies de cientos de microespecies similares y en una especie anular. Además, entre los organismos que sólo se reproducen asexualmente, el concepto de especie reproductiva se rompe y cada clon es potencialmente una microespecie. Aunque ninguna de estas definiciones es del todo satisfactoria, y aunque el concepto de especie no sea un modelo perfecto de la vida, sigue siendo una herramienta increíblemente útil para los científicos y conservacionistas a la hora de estudiar la vida en la Tierra, independientemente de las dificultades teóricas. Si las especies fueran fijas y claramente distintas entre sí, no habría ningún problema, pero los procesos evolutivos hacen que las especies cambien continuamente y se gradúen unas con otras.

Leer más  Como proteger el medio ambiente