Grecia en la union europea

Miembros de la unión europea

Kimberly Amadeo es una experta en economía e inversión en Estados Unidos y el mundo, con más de 20 años de experiencia en análisis económico y estrategia empresarial. Es la presidenta del sitio web económico World Money Watch. Como escritora de The Balance, Kimberly ofrece una visión del estado de la economía actual, así como de los acontecimientos pasados que han tenido un impacto duradero.

La crisis de la deuda griega es la peligrosa cantidad de deuda soberana que Grecia debía a la Unión Europea entre 2008 y 2018.  En 2010, Grecia dijo que podría dejar de pagar su deuda, amenazando la viabilidad de la propia eurozona.

A cambio del préstamo, la UE exigió a Grecia que adoptara medidas de austeridad. Estas reformas pretendían fortalecer el gobierno y las estructuras financieras griegas.  Lo consiguieron, pero también sumieron a Grecia en una recesión que no terminó hasta 2017.

La crisis desencadenó la crisis de la deuda de la eurozona, haciendo temer que se extendiera a una crisis financiera mundial. Advirtió del destino de otros miembros de la UE fuertemente endeudados. Esta enorme crisis fue desencadenada por un país cuya producción económica no es mayor que la del estado de Connecticut en Estados Unidos.

Países de la unión europea

La salida de Grecia de la eurozona es un escenario hipotético en el que Grecia se retiraría de la eurozona para hacer frente a la crisis de la deuda pública griega, ya superada. Esta conjetura se ha denominado «Grexit», un portmanteau que combina las palabras inglesas «Greek» y «exit»,[1][2][3][4][5][6] y que se ha expresado en griego como ελλέξοδος,[7] (de Ελλάς + έξοδος). El término «Graccident» (Grexit accidental) se acuñó para el caso de que Grecia saliera de la UE y del euro sin querer. Estos términos se utilizaron por primera vez en 2012 y se han revitalizado en cada uno de los rescates puestos a disposición de Grecia desde entonces.

Leer más  La vida moderna torrent

Los defensores de la propuesta argumentan que la salida del euro y la reintroducción del dracma impulsarían drásticamente las exportaciones y el turismo, al tiempo que desalentarían las importaciones caras, lo que daría a la economía griega la posibilidad de recuperarse y valerse por sí misma.

Los opositores sostienen que la propuesta impondría excesivas dificultades al pueblo griego, ya que los efectos a corto plazo serían una importante reducción del consumo y la riqueza de la población griega. Esto podría causar disturbios civiles en Grecia y dañar la reputación de la eurozona. Además, podría hacer que Grecia se alineara más con los Estados no pertenecientes a la UE.

¿está turquía en la ue?

Este artículo sostiene que, aunque la adhesión de Grecia ha dado resultados en términos de democratización y estabilidad política, a la economía griega no le ha ido tan bien a pesar de las grandes aportaciones de dinero de la UE. Las principales razones de este resultado son 1) la divergencia institucional entre Grecia y sus socios europeos; 2) la falta de capacidad administrativa griega; y 3) la incapacidad de presentar una visión concreta de lo que la adhesión de Grecia significaría para el país. Sostenemos que, al adaptarse al acervo europeo, los griegos prestaron más atención a la letra de la ley que al espíritu. Por razones de política interna, las reformas administrativas nunca llegaron a cuajar y fueron aplazadas por los sucesivos gobiernos. Por último, la cultura de la post-democratización fue impulsada por un partido político que no creía en la pertenencia a la UE (al menos al principio) y que, por razones internas, cooptó a sus socios democráticos para construir un estado de bienestar que el país no podía permitirse. El caso griego ilustra el hecho de que, sin un plan económico sólido derivado de la adhesión, la democratización puede tener éxito, pero la adhesión acabará fracasando.

Leer más  Dando forma a las nubes

Lista de países de la unión europea 2021

La salida de Grecia de la eurozona es un escenario hipotético en el que Grecia se retiraría de la eurozona para hacer frente a la crisis de la deuda pública griega, ya superada. Esta conjetura se ha denominado «Grexit», un portmanteau que combina las palabras inglesas «Greek» y «exit»,[1][2][3][4][5][6] y que se ha expresado en griego como ελλέξοδος,[7] (de Ελλάς + έξοδος). El término «Graccident» (Grexit accidental) se acuñó para el caso de que Grecia saliera de la UE y del euro sin querer. Estos términos se utilizaron por primera vez en 2012 y se han revitalizado en cada uno de los rescates puestos a disposición de Grecia desde entonces.

Los defensores de la propuesta argumentan que la salida del euro y la reintroducción del dracma impulsarían drásticamente las exportaciones y el turismo, al tiempo que desalentarían las importaciones caras, lo que daría a la economía griega la posibilidad de recuperarse y valerse por sí misma.

Los opositores sostienen que la propuesta impondría excesivas dificultades al pueblo griego, ya que los efectos a corto plazo serían una importante reducción del consumo y la riqueza de la población griega. Esto podría causar disturbios civiles en Grecia y dañar la reputación de la eurozona. Además, podría hacer que Grecia se alineara más con los Estados no pertenecientes a la UE.