Donde se recicla el cristal

Cuarzo reciclado

El reciclaje de vidrio es la transformación de residuos de vidrio en productos utilizables. El vidrio triturado y listo para ser refundido se denomina «cullet»[1]. Hay dos tipos de cullet: interno y externo. El vidrio recuperado interno se compone de los productos defectuosos detectados y rechazados por un proceso de control de calidad durante el proceso industrial de fabricación del vidrio, las fases de transición de los cambios de producto (como los cambios de grosor y color) y los recortes de producción. El vidrio de desecho externo es un residuo de vidrio que se ha recogido o reprocesado con el fin de reciclarlo. El vidrio sobrante externo (que puede ser anterior o posterior al consumo) se clasifica como residuo. La palabra «cascarilla», cuando se utiliza en el contexto del fin de los residuos, siempre se referirá a la cascarilla externa.
Para ser reciclados, los residuos de vidrio deben ser purificados y limpiados de contaminación. Luego, dependiendo del uso final y de las capacidades locales de procesamiento, puede que también tenga que ser separado en diferentes colores. Muchos recicladores recogen los diferentes colores de vidrio por separado, ya que el vidrio conserva su color después del reciclaje. Los colores más comunes utilizados para los envases de consumo son el vidrio transparente (flint), el vidrio verde y el vidrio marrón (ámbar). El vidrio es ideal para el reciclaje, ya que ningún material se degrada con el uso normal.

¿es reciclable el vidrio roto?

El vidrio puede fundirse para fabricar nuevos productos de vidrio una y otra vez: es 100% e infinitamente reciclable. De hecho, es el material perfecto para la economía circular. Y fabricar vidrio nuevo a partir de vidrio reciclado reduce las emisiones de CO2 y el uso de energía. Por eso trabajamos con las empresas en cada punto del ciclo de vida de los productos de vidrio para aumentar el reciclaje.
El vidrio de desecho que se ha procesado para su reciclaje se llama «cullet». La demanda de cullet de buena calidad es siempre alta: los fabricantes de vidrio lo utilizan habitualmente para fabricar nuevas botellas, tarros, ventanas y fibra de vidrio, así como pequeñas cuentas de vidrio para usos industriales. Por ejemplo, nuestros datos sobre el contenido reciclado de los envases muestran que una botella de vino ecológica en el Reino Unido contiene, por término medio, un 68% de material reciclado.
Aumentar el uso de vidrio reciclado en la fabricación de vidrio es una prioridad en el plan de acción de descarbonización de la industria del vidrio: cada tonelada de vidrio refundido ahorra 246 kg de emisiones de dióxido de carbono, además de disminuir la energía necesaria para fabricar vidrio y reducir la dependencia de las materias primas vírgenes.

Ver más

El reciclaje de vidrio es una de las muchas formas en que podemos contribuir a reducir la contaminación y los residuos. Cada día tiramos toneladas de basura y el vidrio es una parte importante de ella. En lugar de dejar que los vertederos se acumulen con objetos de vidrio que son una amenaza para la seguridad y el medio ambiente, podemos volver a utilizarlo.
El vidrio puede fundirse y convertirse en muchas formas diferentes, desde vasos para beber hasta fibra de vidrio. Cuando el vidrio se lleva a una planta de fabricación o de reciclaje, se rompe en trozos más pequeños, llamados cascotes.
Los trozos rotos se trituran, se clasifican, se limpian y se preparan para ser mezclados con otras materias primas como la ceniza de sosa y la arena. Las materias primas y los trozos de vidrio se funden en un horno y luego se les da forma en moldes para hacer nuevas botellas de diferentes colores y tamaños. De este modo se fabrican nuevas botellas y tarros reciclados.
En países como EE.UU., existen sistemas de reciclaje en los bordes de las aceras, que cuentan con cajas especialmente delimitadas para recoger el vidrio que se puede reciclar. Algunos supermercados, aparcamientos y otras zonas públicas tienen bancos de botellas de vidrio, donde se pueden llevar los tarros y botellas reciclables.

Cómo se recicla el papel

El vidrio es infinitamente reciclable sin pérdida de calidad. El reciclaje de vidrio tiene muchos beneficios medioambientales demostrados: reduce las emisiones, ahorra energía y reduce el consumo de materias primas. Y como artículo doméstico común, el reciclaje del material mantiene un gran apoyo público. De hecho, el 93% de los residentes y consumidores esperan poder reciclar el vidrio, informa la Coalición para el Reciclaje del Vidrio. Entonces, ¿por qué ya no se acepta el vidrio para su reciclaje en algunos mercados?
En un sistema de reciclaje de flujo único, el vidrio se está convirtiendo cada vez más en el contaminante. El vidrio roto puede contaminar otros materiales reciclables como el papel y el cartón, reduciendo su valor. Desde la prohibición de las importaciones a China, los recicladores se centran cada vez más en la calidad y en reducir la contaminación para mantener el valor de sus materiales reciclables.
La mayoría de los fabricantes exigen que el vidrio reciclable se clasifique por colores para producir botellas y tarros de vidrio de alta calidad.    El vidrio es difícil de clasificar cuando se rompe, y si se rompe demasiado fino, el vidrio puede resultar demasiado difícil de reprocesar. Cuando a los recicladores les resulta demasiado difícil o caro separar el vidrio, envían todo el flujo al vertedero.    Según Recycle Across America, «más de 28.000 millones de botellas y tarros de vidrio acaban en los vertederos cada año, lo que equivale a llenar dos edificios Empire State cada tres semanas».