Mi perro tiene rojo entre los dedos

Tratamiento del enrojecimiento de las patas del perro entre los dedos

Un absceso, o infección localizada de la piel, entre los dedos de los pies también se denomina forúnculo interdigital. Es similar a un grano o forúnculo gravemente infectado en la cara. Estas ampollas dolorosas, llenas de pus, suelen aparecer en la membrana entre los dedos del perro.
La causa más común de los forúnculos entre los dedos de los pies es una infección bacteriana profunda. Muchas razas de perros (por ejemplo, los Shar-Peis chinos, los Labradores Retriever y los Bulldogs ingleses) están predispuestas a padecer esta afección porque tienen pelos cortos y erizados en las membranas entre los dedos y/o una gran cantidad de membranas. Los tallos de los pelos cortos son fácilmente empujados hacia atrás en los folículos pilosos mientras el perro está caminando. Los pelos encarnados son muy inflamatorios en la piel, y las infecciones bacterianas secundarias son comunes. Con menor frecuencia, el tallo del pelo puede infectarse si un material extraño, como una astilla o una rebaba, se incrusta en la piel.
Los primeros signos de que los folículos pilosos infectados pueden convertirse en forúnculos son un enrojecimiento similar a un sarpullido y pequeñas protuberancias en un punto o en toda la red entre los dedos. Si no se tratan, las protuberancias se convertirán rápidamente en forúnculos brillantes y de color púrpura rojizo de 1 a 2 centímetros de diámetro. Los forúnculos pueden romperse al presionarlos y perder líquido sanguinolento. Los forúnculos suelen ser dolorosos, y el perro puede estar evidentemente cojo del pie (o pies) afectado y lamerse y morderse. Los forúnculos causados por un objeto extraño suelen ser solitarios y a menudo se producen en un pie delantero. La recurrencia no es común. Si la causa del problema es una infección bacteriana, pueden aparecer varios forúnculos y desarrollarse otros nuevos a medida que se curan los demás.

Leer más  Alimentos con hidratos de carbono buenos

Remedios caseros para las patas del perro rojas entre los dedos

¿Alguna vez ha notado que su perro se lame o se muerde las patas durante un tiempo que parece excesivamente largo? O tal vez haya olido algo que huele como a maíz en la zona de las patas. Una inspección más cercana puede revelar un color rojo u oxidado en esas pequeñas cosas, especialmente entre los dedos de los pies. Si ha detectado alguno de estos síntomas, en particular el de las patas oxidadas y malolientes, es probable que su perro tenga una infección por hongos.
Esta afección puede dar lugar a algunos síntomas muy irritantes y de picor, como el enrojecimiento de la pata de su perro entre las almohadillas o la hinchazón de la pata del perro en la parte superior. Por suerte, sin embargo, es bastante fácil de tratar, ya sea con medicamentos o remedios caseros para la infección por levaduras.
Una infección por hongos, también conocida como dermatitis por hongos, es una infección que se produce cuando crece demasiado el hongo Malassezia pachydermatis en una zona, explica VCA Hospitals. Los perros son tan susceptibles como los humanos a este irritante trastorno. Los perros suelen sufrir infecciones por hongos en cualquier parte de su cuerpo que pueda crear condiciones oscuras y húmedas para que la levadura viva, es decir, en las patas, entre los dedos de los pies o en el interior de las orejas.

Patas de perro rojas entre los dedos y cojera

Aunque suene horrible, la pododermatitis canina no es una enfermedad, sino una condición causada por uno o más de una multitud de problemas subyacentes – piense en ello como un término global para describir las patas inflamadas de un perrito afectado. La inflamación conduce a la irritación, y su perro puede empezar a «preocuparse» por sus dedos, uñas y almohadillas de los pies. Este comportamiento, a su vez, puede dar lugar a infecciones secundarias, que sólo sirven para amplificar los síntomas iniciales en un molesto círculo vicioso. Si su perro tiene las patas enrojecidas y con picor -se lame o muerde los pies o las almohadillas- o no puede caminar con normalidad sobre superficies duras, es posible que tenga pododermatitis.
Otros síntomas de este problema canino común pueden ser la inflamación localizada de los nódulos entre los dedos de los pies y el desarrollo de fístulas abiertas y drenantes (aberturas anormales en la piel) con una secreción sanguinolenta o similar al pus y un olor desagradable. Los síntomas pueden limitarse a los pies de su perro, pero lo más típico es que se produzcan también en otras partes de su piel.
Tanto si es un perro de trabajo serio como si disfruta principalmente ladrando a los camiones de reparto y arborizando a las ardillas del vecindario, la pododermatitis puede detener a su perro en su camino. Siga leyendo para saber cómo puede ayudarle a sentirse más cómodo.

Leer más  El pan es malo para los perros

Dolor en las patas del perro entre los dedos

Los perros pasan la mayor parte de su tiempo sobre sus patas caminando, corriendo y buscando, por lo que es fácil ver lo importante que es asegurarse de cuidar bien las patas de su perro. Las almohadillas de las patas proporcionan aislamiento a los pies del perro, ofrecen tracción, ayudan a mantener el equilibrio, a reducir la velocidad y a detenerse, y actúan como amortiguadores de los huesos y las articulaciones que componen los pies y las patas del perro.  A pesar de que son duraderas y están diseñadas para soportar una gran cantidad de actividad y desgaste, se encuentran con algunos problemas.
Al igual que los humanos, las mascotas pueden sufrir todo tipo de alergias. Las mascotas que padecen alergias sufren picores, especialmente en las patas, y suelen morderlas, lamerlas o masticarlas para intentar aliviar el picor. También son más propensos a padecer infecciones crónicas de oído y piel y problemas de glándulas anales. En algunos casos, el lamido excesivo puede causar irritación o lesiones, y puede hacer que la pata sea más susceptible a infecciones secundarias por hongos y bacterias. Las mascotas que se lamen excesivamente las patas deben ser evaluadas por un veterinario para detectar alergias.