Volver a nacer frases

Volver a nacer frases

Juan 3:3

Nacer de nuevo, o experimentar el nuevo nacimiento, es una frase, particularmente en el evangelismo, que se refiere al «renacimiento espiritual», o una regeneración del espíritu humano. En contraste con el nacimiento físico, el «nacer de nuevo» se produce de forma distinta y separada por el bautismo en el Espíritu Santo, no por el bautismo en agua. Es una doctrina central de las denominaciones de la Iglesia Metodista, Cuáquera, Bautista y Pentecostal junto con todas las demás denominaciones cristianas evangélicas. Todas ellas creen firmemente en las palabras de Jesús en los Evangelios: «Hay que nacer de nuevo antes de poder ver, o entrar, en el Reino de los Cielos». Su doctrina también ordena que para «nacer de nuevo» y «salvarse» uno debe tener una relación personal e íntima con Jesucristo[1][2][3][4][5][6].
En el uso cristiano contemporáneo, el término es distinto de los términos a veces similares que se utilizan en el cristianismo aparte del evangélico para referirse a ser o convertirse en cristiano. Suele estar vinculado al bautismo con agua y a la doctrina relacionada de la regeneración bautismal. Las personas que profesan haber «nacido de nuevo» (es decir, en el «Espíritu Santo») suelen afirmar que tienen una «relación personal con Jesucristo»[7][5][6].

Comentarios

Nacer de nuevo, o experimentar el nuevo nacimiento, es una frase, particularmente en el evangelismo, que se refiere al «renacimiento espiritual», o una regeneración del espíritu humano. A diferencia del nacimiento físico, el «nacer de nuevo» se produce de forma distinta y separada por el bautismo en el Espíritu Santo, no por el bautismo en agua. Es una doctrina central de las denominaciones de la Iglesia Metodista, Cuáquera, Bautista y Pentecostal junto con todas las demás denominaciones cristianas evangélicas. Todas ellas creen firmemente en las palabras de Jesús en los Evangelios: «Hay que nacer de nuevo antes de poder ver, o entrar, en el Reino de los Cielos». Su doctrina también ordena que para «nacer de nuevo» y «salvarse» uno debe tener una relación personal e íntima con Jesucristo[1][2][3][4][5][6].
En el uso cristiano contemporáneo, el término es distinto de los términos a veces similares que se utilizan en el cristianismo aparte del evangélico para referirse a ser o convertirse en cristiano. Suele estar vinculado al bautismo con agua y a la doctrina relacionada de la regeneración bautismal. Las personas que profesan haber «nacido de nuevo» (es decir, en el «Espíritu Santo») suelen afirmar que tienen una «relación personal con Jesucristo»[7][5][6].

Leer más  Trastorno expresivo del lenguaje

Volver a nacer frases 2022

«Siempre soy feliz cuando estoy rodeada de agua, creo que soy una sirena o que fui una sirena.El océano me hace sentir muy pequeña y me hace poner toda mi vida en perspectiva… te humilla y te hace sentir casi como si te hubieran bautizado. Me siento renacer cuando salgo del océano».
«Drogarse es un placer que se paga. Siempre hubo opio para la gente… al final manchó toda su fe. Si la Iglesia no se hubiera mantenido siempre tan vigilante detrás de los poderes gobernantes, no habría habido tales ataques contra todo lo que representaba — aunque, por supuesto, podría haber estado compitiendo con ellos por el primer lugar entre los gobernantes, como en la Edad Media. Siempre que se trataba de mantener a los siervos, y luego a los esclavos asalariados, los drogadictos acudían indefectiblemente en ayuda de los opresores.»
«Cuando se fue me di cuenta de que mi compañero de cuarto, Dave, estuvo despierto todo el tiempo y fue testigo de toda mi interacción con Heather. Me dijo algo así como: ‘Buen intento, tío. Sólo recuerda que si Cristo quiere que algo suceda, lo hará, pero sucederá a su tiempo’, lo cual fue mi primera muestra real del pastel de mierda con sabor a renacimiento que me iba a hacer tragar a la fuerza todos los días de nuestro primer año.»

Born again kdrama quotes

Los clichés abundan en la cultura cristiana. Por ejemplo, esta historia: el presentador de una emisora de radio cristiana estaba entrevistando a una joven. Era una nueva creyente, y el alegre entusiasmo que sentía brotaba de su voz mientras hablaba de los profundos cambios que estaban ocurriendo en su interior. Estaba experimentando a Dios y relacionándose con él por primera vez en su vida.
No cabe duda de que rebosa de la alegría del Espíritu y de la novedad de la vida en Cristo, pero las preguntas del locutor y su insistencia en la fraseología «adecuada» están empañando su alegría. Su insistencia en los términos clichés podría haber hecho que ella empezara a dudar de su salvación.
A veces no hay palabras apropiadas, y simplemente necesitamos escuchar, estar ahí con un abrazo tranquilo o un hombro cariñoso. Entonces, ¿por qué recurrimos a frases vacías y cansadas? ¿Por qué tenemos que tener una respuesta o una fórmula? Como seguidores de Cristo, si realmente queremos conectar con la gente, debemos ser genuinos y expresarnos con autenticidad.
Muchos de los ejemplos de clichés mencionados anteriormente son verdades que se encuentran en la Palabra de Dios. Sin embargo, si alguien está sufriendo, el dolor de esa persona necesita ser reconocido. Para ver a Jesús en nosotros, la gente necesita ver que somos reales y que nos importa.