Que porcentaje del cerebro utilizamos

Capacidad cerebral

Esta noción parece firmemente arraigada en la cultura popular a pesar de los muchos esfuerzos por desacreditarla (Hughes, Lyddy y Lamb, 2013). Fue la base de la película Lucy (2014), que representaba lo que supuestamente ocurriría si una persona utilizara realmente todo el 100% de su capacidad cerebral. Se ha utilizado para justificar la creencia en poderes psíquicos pseudocientíficos y es un supuesto tácito en muchos programas de autoayuda diseñados para «liberar» el potencial humano sin explotar.
Hughes, et al. (2013) descubrieron que esta idea errónea (en adelante denominada el Mito del 10%) es uno de los conceptos erróneos más prevalentes entre el público. Más preocupante es el hallazgo de Dekker et al. (2012) de que alrededor del 50% de los profesores de primaria y secundaria de diferentes culturas también respaldan el Mito del 10%.
Hay una plétora de artículos y vídeos que desmienten este mito tanto en los medios de comunicación populares como en los neurocientíficos. Además, los neurocientíficos disponen ahora de herramientas para crear imágenes y seguir la actividad de cerebros vivos y en funcionamiento. Las más conocidas son la PET (tomografía por emisión de positrones) y la fMRI (resonancia magnética funcional). Estas técnicas, que se han generalizado en los últimos 25 años, han revolucionado nuestra comprensión del funcionamiento del cerebro. En las exploraciones PET, se inyecta en el sujeto un trazador radiactivo biológicamente activo (en el caso del cerebro, suele ser una forma de glucosa). El cerebro metaboliza el trazador y, al hacerlo, emite positrones. Cuanto más activa sea la estructura cerebral, mayor será la emisión de positrones. Los sensores detectan los positrones a través de la radiación gamma y luego un ordenador puede construir una representación tridimensional de la actividad cerebral basada en las concentraciones del trazador.

Leer más  Yannick carrasco equipos actuales

Sólo se utiliza el 10 por ciento del cerebro

Skip to main contentLa nueva película de Luc Besson, Lucy, protagonizada por Scarlett Johansson, se estrena mañana en los cines de todo el país. Se basa en el mito inmortal de que sólo utilizamos el 10 por ciento de nuestro cerebro. Al personaje de Johansson se le implantan fármacos que le permiten acceder al 100% de su capacidad cerebral. Así, adquiere la capacidad de aprender chino en un instante, golpear a los malos y lanzar coches con la mente (entre otros nuevos talentos). Morgan Freeman interpreta al profesor Norman, neurocientífico que ha construido su carrera en torno a la afirmación del 10%. «Se calcula que la mayoría de los seres humanos sólo utilizan el 10% de la capacidad del cerebro», dice. «Imagínese que pudiéramos acceder al 100%». Se me ocurrió usar lo que aprendí para darles una explicación de 60 segundos sobre el mito del 10 por ciento.Great Myths of the Brain, de Christian Jarrett, fue publicado en 2014. Cómpralo en Amazon.

¿utilizamos el 100% del cerebro?

Uno de los mitos cerebrales más persistentes y difundidos afirma que sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro. ¡Qué sorpresa, si pensamos en el 90% de nuestro potencial cerebral, que no utilizamos! Los usuarios de un foro de Internet intentaron explicar este fenómeno: «Seguro que no utilizamos todo nuestro cerebro», escribe uno de ellos, «porque entonces no podríamos aprender cosas nuevas, ya que toda la capacidad cerebral estaría ya utilizada». Otra persona, por el contrario piensa: «sólo utilizamos una parte de nuestro cerebro, el resto sirve de reserva. Perdemos continuamente células cerebrales. Es decir: A lo largo de nuestra vida las utilizamos todas». Aparte de estas explicaciones, el mito del 10% se utiliza en las campañas publicitarias. La mayoría de las veces se encuentra en relación con ciertos productos de la nueva era para ejercitar el cerebro, que prometen el acceso a enormes áreas cerebrales no utilizadas, pero los vendedores son los que más se benefician de estos productos.
Otras personas intentan ampliar su capacidad cerebral mediante diversos métodos. Así, se ha afirmado que: «En las técnicas de meditación tradicionales de Asia, los porcentajes restantes del cerebro se utilizan para ampliar la conciencia y como ejercicio espiritual». En consecuencia, podríamos aprender de los monjes zen y los yoguis a utilizar todo nuestro cerebro. Y para los que no se presten a la meditación, podrían adquirir una mayor capacidad cerebral de forma más sencilla: a través de drogas como el cannabis. Imagínense lo que se podría alcanzar mediante la ampliación del uso del cerebro: Transmisión del pensamiento, inteligencia extremadamente alta, así como telequinesis.

Leer más  Resonancia con contraste para que sirve

Según estudios recientes, ¿qué parte de nuestro cerebro utilizamos para el pensamiento superior?

El cerebro humano es complejo. Además de realizar millones de actos mundanos, compone conciertos, emite manifiestos e inventa elegantes soluciones a las ecuaciones. Es la fuente de todos los sentimientos, comportamientos y experiencias humanas, así como el depósito de la memoria y la autoconciencia. Así que no es de extrañar que el cerebro siga siendo un misterio en sí mismo.
A ese misterio se suma la afirmación de que los seres humanos «sólo» emplean el 10% de su cerebro. Si la gente normal pudiera aprovechar ese otro 90%, también podría convertirse en un sabio que recordara hasta el vigésimo milésimo decimal o incluso tuviera poderes telequinéticos.
Aunque es una idea atractiva, el «mito del 10 por ciento» es tan erróneo que resulta casi risible, afirma el neurólogo Barry Gordon, de la Facultad de Medicina Johns Hopkins de Baltimore. Aunque no hay un culpable definitivo al que achacar el inicio de esta leyenda, la noción se ha relacionado con el psicólogo y escritor estadounidense William James, que argumentó en Las energías de los hombres que «sólo utilizamos una pequeña parte de nuestros posibles recursos mentales y físicos». También se ha relacionado con Albert Einstein, que supuestamente la utilizó para explicar su inteligencia cósmica de