Celulas del sistema nervioso

Artrópodos

Las heridas en la piel, como las rozaduras y los cortes, pueden ser dolorosas, pero suelen curarse perfectamente. En el peor de los casos, puede quedar una cicatriz. En cambio, cuando el cerebro se lesiona, solemos quedar con discapacidades que nos acompañan el resto de nuestra vida. ¿Qué tiene de diferente el cerebro y cómo se repara? Las células cerebrales se enfrentan a retos únicos cuando se lesionan, por ejemplo, por una conmoción cerebral o un derrame cerebral. Y para hacer frente a estos retos, el cerebro cuenta con una ingeniosa estrategia para lidiar con las lesiones.
El cerebro y la médula espinal forman juntos lo que llamamos sistema nervioso central. Al observar un esqueleto, ¿te has preguntado alguna vez por qué el cerebro y la médula espinal son los únicos órganos de nuestro cuerpo recubiertos de hueso? Es cierto que los pulmones y el corazón también están bien protegidos por la caja torácica. Pero si observamos el cráneo, es básicamente una caja ósea con algunos agujeros para que los nervios salgan del cerebro. El sistema nervioso es único en comparación con muchos otros órganos, ya que no se expande ni se contrae como el corazón, los pulmones y los intestinos. Como no hay grandes movimientos, está bien que el sistema nervioso central esté completamente encajado en el hueso. ¿Por qué el sistema nervioso central está tan bien protegido? La respuesta es sencilla: porque es súper sensible y muy vulnerable.

Leer más  Fichajes mercado de invierno

Función del cuerpo celular

A nivel celular, el sistema nervioso se define por la presencia de un tipo especial de célula, llamada neurona, también conocida como «célula nerviosa». Las neuronas tienen estructuras especiales que les permiten enviar señales de forma rápida y precisa a otras células. Envían estas señales en forma de impulsos electroquímicos que viajan a lo largo de finas fibras llamadas axones, que pueden transmitirse directamente a las células vecinas a través de sinapsis eléctricas o hacer que se liberen sustancias químicas llamadas neurotransmisores en las sinapsis químicas. Una célula que recibe una señal sináptica de una neurona puede ser excitada, inhibida o modulada de otro modo. Las conexiones entre las neuronas pueden formar vías neuronales, circuitos neuronales y redes más amplias que generan la percepción del mundo de un organismo y determinan su comportamiento. Además de las neuronas, el sistema nervioso contiene otras células especializadas llamadas células gliales (o simplemente glía), que proporcionan apoyo estructural y metabólico.
Los sistemas nerviosos se encuentran en la mayoría de los animales multicelulares, pero varían enormemente en cuanto a su complejidad[2] Los únicos animales multicelulares que no tienen ningún sistema nervioso son las esponjas, los placozoos y los mesozoos, que tienen planes corporales muy simples. Los sistemas nerviosos de los organismos de simetría radial ctenóforos (jaleas de peine) y cnidarios (que incluyen anémonas, hidras, corales y medusas) consisten en una red nerviosa difusa. Todas las demás especies animales, a excepción de algunos tipos de gusanos, tienen un sistema nervioso que contiene un cerebro, un cordón central (o dos cordones paralelos) y nervios que irradian desde el cerebro y el cordón central. El tamaño del sistema nervioso oscila entre unos pocos cientos de células en los gusanos más sencillos y unos 300.000 millones de células en los elefantes africanos[3].

Leer más  Niños de 7 a 8 años caracteristicas

Tejido nervioso

Las neuronas son las unidades fundamentales del cerebro y del sistema nervioso, las células responsables de recibir la información sensorial del mundo exterior, de enviar las órdenes motoras a los músculos y de transformar y transmitir las señales eléctricas a cada paso. Además, sus interacciones definen quiénes somos como personas. Dicho esto, nuestros aproximadamente 100.000 millones de neuronas interactúan estrechamente con otros tipos de células, clasificadas a grandes rasgos como glía (puede que éstas superen en número a las neuronas, aunque no se sabe realmente).
Una analogía útil es pensar en una neurona como un árbol. Una neurona tiene tres partes principales: dendritas, un axón y un cuerpo celular o soma (véase la imagen inferior), que pueden representarse como las ramas, las raíces y el tronco de un árbol, respectivamente. Una dendrita (rama del árbol) es el lugar donde una neurona recibe la información de otras células. Las dendritas se ramifican a medida que avanzan hacia sus puntas, al igual que las ramas de los árboles, e incluso tienen estructuras parecidas a hojas llamadas espinas.

Ver más

El cerebro controla lo que pensamos y sentimos, cómo aprendemos y recordamos, y la forma en que nos movemos y hablamos. Pero también controla cosas de las que somos menos conscientes, como los latidos de nuestro corazón y la digestión de los alimentos.
Piensa en el cerebro como un ordenador central que controla todas las funciones del cuerpo. El resto del sistema nervioso es como una red que transmite mensajes de ida y vuelta desde el cerebro a diferentes partes del cuerpo. Lo hace a través de la médula espinal, que va desde el cerebro hasta la espalda. Contiene nervios en forma de hilo que se ramifican hacia todos los órganos y partes del cuerpo.
Cuando un mensaje llega al cerebro desde cualquier parte del cuerpo, el cerebro le dice al cuerpo cómo reaccionar. Por ejemplo, si tocas una estufa caliente, los nervios de la piel envían un mensaje de dolor al cerebro. El cerebro devuelve el mensaje a los músculos de la mano para que se retiren. Por suerte, esta carrera de relevos neurológicos se produce en un instante.
La médula espinal es un largo haz de tejido nervioso de unos 45 centímetros de longitud y medio centímetro de grosor. Se extiende desde la parte inferior del cerebro hasta la columna vertebral. Por el camino, los nervios se ramifican por todo el cuerpo.